lunes, 19 de octubre de 2015

Las Madres y su día



Día de la Madre en Argentina

Ayer fue un día muy triste, si bien tengo una hija, esta pensó que cómo nosotras no festejamos el día de la madre, no tenía que ni llamarme. La verdad es que me entristeció tanto que fue un día triste en el que no salí a ningún lado. Estaba desilusionada de la actitud que tuvo para conmigo. Finalmente a las seis de la tarde ante una pregunta de ella de como estaba por WA le respondí que esperando que mi hija me llame. Obviamente me llamó pero yo estaba hablando con Elisa y no respondí.
Me sentí mal y menospreciada sobre todo que he pasado parte de mi vida dedicada a ella, dejando de  lado cosas que me interesaban para poder estar a su lado en todo sentido.
Pero bueno, pude desahogarme luego y me sentí mejor.
Ahora entiendo mucho mejor a mi madre y su actitud. Las madres creemos que nuestros hijos deben hacer lo que nosotros pensamos, y por suerte, ellos piensan por si mismos.

Escribir contando


Escribir: el arte de transferir nuestros pensamientos en forma ordenada para que otros lo comprendan.
Y al final estoy empezando a escribir y a contar cosas que me pasan a diario en esta maravillosa pero impactante vida que me tocó.
Ahora escucho una canción de Roberto Carlos, si de el canta-autor brasilero que tanto me gustaba de joven.
Ahora estoy tratando de arreglar mi casa, el jardín, quiero verde y todo lindo para las vacaciones. Espero poder lograrlo... y poder cuidarlo sin mayores complicaciones. Por eso colocaré el riego automático, y hoy viene el que lo va a colocar.

Primera entrada Oficial

  Y cae fuerte y fría la lluvia. Son gotas enormes y pesadas de agua helada. Suena rítmica mente, sonora, vibrante...se siente.
  Ahora paró. e
Igual la lluvia no es afuera, es adentro... llueve en mi mundo y llueve fuerte, con viento, golpeando todo a su paso... es casi una tormenta de lluvia y viento que se siente violente, fuerte y demoledora.
Habrá que esperar que amaine, como se dice en el campo, y mientras tanto dejar que surquen las mejillas esos lagrimones pesados de tanta tristeza que envenenan el alma. Habrá que dejar que los ojos inundados bajen sus aguas angustiadas y se serenen para volver a ver más claro.
Sólo tiempo....

martes, 6 de octubre de 2015

Y es así, hay días en que no podés escribir ni una palabra y otros en que pasarías el día escribiendo diferentes cosas y experiencias.
Cómo hoy hace mucho frío, siento ganas de estar frente al computador escribiendo cosas sobre el frío y las cosas que suceden cuando hace frío, sobre todo en patagonia, donde el frío seco se siente mucho, y más, si se te apagan los caloramas de la casa!!


Para aprender a escribir, hay que escribir todos los días ... eso estoy intentando...

Cuando decidí comenzar a escribir sentí la necesidad de crear un blog que me permitiera poder hacerlo y publicarlo para ir poniendo en "opinión" la escritura ...
Aún no tengo entradas en el Blog, pero seguramente cuanto más escriba, más visibilidad tendré.
Tal vez tenga que hacer más atractiva la narración con la incorporación de fotos o imágenes de mi propia cosecha... no se si será interesante o sólo le agregará algún valor extra. Veré, de qué manera enriquezco el texto con esas incorporaciones que pueden atraer más a los lectores.


Así estoy en este momento, seca y cuarteada, cómo dicen en el campo. Pero pronto lloverá y esa nave dura, vieja y seca, será reparada para poder volver a navegar.
No se porqué subí esa fotografía, pero tal vez exprese lo que soy yo hoy.
No tengo mucho más para decir que espero poder subir otro tipo de fotos pronto.


    La vida pasa rápido y ni nos permite tomarnos una bocanada de aire...por eso hoy decidí hacer un alto y sentir el aire en mi cara, en mis pulmones, y repirar plácidamente mientras camino por el centro de la ciudad.
El sol calienta apenas mi cara, pero el aire inunda mis mejillas y mis pulmones... la ciudad se mueve a una velocidad increíble, yo sigo en paz caminando lentamente por las calles de baldosas rotas y sucias. Ha comenzado la primavera pero aún no se deja sentir...sólo algunos arboles estallan de flores de colores pálidos o fuxias rutilantes. Son los almendros, los ciruelos, los manzanos, tan característicos de esta bella y sureña ciudad.
Ahora mis pasos son más rítmicos, suenan en las baldosas frías como si cantaran un sonido de camino y recorrido. Y llega la laguna con sus aves llenas de vida, volando, nadando e invadiendo la superficie de ondas expansivas de luz.

lunes, 28 de septiembre de 2015

Y Hoy es un día gris, frío y con viento helado.  
...y se me apagaron los caloramas... por suerte pude prenderlos y ahora ya se está calentando nuevamente la casa y yo, con un poco de abrigo más, me dispongo a escribir y soñar que pronto podre lograr que me lean más. 







Escribir es una tarea cotidiana, hay que proponerse todos los días poder expresar algunas ideas, sentimientos, anécdotas, sucesos extraordinarios... en fin un sin número de acontecimientos que pasan en nuestra vida cotidiana, sin que nos demos mucha cuenta de eso. 
Nos imaginamos que escribir lleva una carga de cuestiones que tienen que ver con valores extraordinarios, pero la verdad es que cualquier suceso, narrado con la suficiente creatividad, es un cuento en si mismo. 
Ahora mismo estoy pensando cuantas cosas siento que puedo escribir, que me han pasado sólo este día gris de lluvia, viento y frío en Trelew.
Para comenzar podría decir que ...misteriosamente se apagaron los dos caloramas de la casa, por lo cual, la misma se enfrío de una manera gélida, No me había dado cuenta, así que me arremangue, y los prendí a los dos. Pero ahora estoy esperando que se caldee un poco el ambiente que estaba muy frío. Ahora también me abrigue con una ruana viejita que uso para taparme cuando miro tele en el living. 
Ahora, sin sentir frío, me puse a escribir esto que me había pasado, que no es nada del otro mundo, pero sucedió hoy, ahorita, en casa y lo viví plenamente.

Y siguen pasando los días...

Hoy es un día frío, gris y con viento, típico de la patagonia.
Tengo que hacerme del hábito de escribir cotidianamente. Pero me cuesta poder darle un ritmo a este tema, hacer un rito en mi vida diaria. Tengo en danza mi año sabático, y lo respeto. Me desperté temprano, pero me quedé haciendo fiaca, y me volví a dormir ...pasó casi una hora. Por eso aún quiero que el despertador no suene todavía. 
Hoy pensé que podría comenzar a escribir.
Y así está siendo en este momento, no se si publicaré en el Blog ... pero estoy escribiendo.

La escritura diaria cómo hábito saludable ...

Hola, hoy me levanté tarde y después de leer casi una hora...me propongo escribir.
Llueve en la ciudad de Trelew, y eso hace que esté bastante frío y destemplado.
Ayer intentamos ver la Luna Roja, pero estaba nublado y no pudimos. Estábamos con mis amigas Moni y Patry. La pasamos muy bien, bah, cómo siempre. Disfrutamos mucho de nuestra amistad. Siempre hablamos de nuestras cosas, casi nunca hablamos de otros o somos críticas sobre personas que no están. Eso es una de las cosas que más me gusta de estar con ellas.
Comimos unas ricas pizas caseras que cociné ayer. Patry trajo un tiramisú que estaba muy rico.
Comimos, tomamos unos ricos vinitos, vimos la luna Roja (que no se veía desde aquí) y disfrutamos mucho de esta amistad que tiene ya 27 años.
Quería hacer mención a nuestros encuentros porque son realmente muy estimulantes. De hecho hablamos de lo positivo que es para las mujeres reunirnos y hablar de nuestras cosas y de nuestros sentimientos. Qué es saludable hacerlo y por eso nos seguiremos reuniendo siempre que podamos por lo menos una vez al mes.
La amistad es cómo una sopa: No hay que dejar que se enfríe... dijo Mafalda, el personaje de Quino.