lunes, 28 de septiembre de 2015

Y Hoy es un día gris, frío y con viento helado.  
...y se me apagaron los caloramas... por suerte pude prenderlos y ahora ya se está calentando nuevamente la casa y yo, con un poco de abrigo más, me dispongo a escribir y soñar que pronto podre lograr que me lean más. 







Escribir es una tarea cotidiana, hay que proponerse todos los días poder expresar algunas ideas, sentimientos, anécdotas, sucesos extraordinarios... en fin un sin número de acontecimientos que pasan en nuestra vida cotidiana, sin que nos demos mucha cuenta de eso. 
Nos imaginamos que escribir lleva una carga de cuestiones que tienen que ver con valores extraordinarios, pero la verdad es que cualquier suceso, narrado con la suficiente creatividad, es un cuento en si mismo. 
Ahora mismo estoy pensando cuantas cosas siento que puedo escribir, que me han pasado sólo este día gris de lluvia, viento y frío en Trelew.
Para comenzar podría decir que ...misteriosamente se apagaron los dos caloramas de la casa, por lo cual, la misma se enfrío de una manera gélida, No me había dado cuenta, así que me arremangue, y los prendí a los dos. Pero ahora estoy esperando que se caldee un poco el ambiente que estaba muy frío. Ahora también me abrigue con una ruana viejita que uso para taparme cuando miro tele en el living. 
Ahora, sin sentir frío, me puse a escribir esto que me había pasado, que no es nada del otro mundo, pero sucedió hoy, ahorita, en casa y lo viví plenamente.

Y siguen pasando los días...

Hoy es un día frío, gris y con viento, típico de la patagonia.
Tengo que hacerme del hábito de escribir cotidianamente. Pero me cuesta poder darle un ritmo a este tema, hacer un rito en mi vida diaria. Tengo en danza mi año sabático, y lo respeto. Me desperté temprano, pero me quedé haciendo fiaca, y me volví a dormir ...pasó casi una hora. Por eso aún quiero que el despertador no suene todavía. 
Hoy pensé que podría comenzar a escribir.
Y así está siendo en este momento, no se si publicaré en el Blog ... pero estoy escribiendo.

La escritura diaria cómo hábito saludable ...

Hola, hoy me levanté tarde y después de leer casi una hora...me propongo escribir.
Llueve en la ciudad de Trelew, y eso hace que esté bastante frío y destemplado.
Ayer intentamos ver la Luna Roja, pero estaba nublado y no pudimos. Estábamos con mis amigas Moni y Patry. La pasamos muy bien, bah, cómo siempre. Disfrutamos mucho de nuestra amistad. Siempre hablamos de nuestras cosas, casi nunca hablamos de otros o somos críticas sobre personas que no están. Eso es una de las cosas que más me gusta de estar con ellas.
Comimos unas ricas pizas caseras que cociné ayer. Patry trajo un tiramisú que estaba muy rico.
Comimos, tomamos unos ricos vinitos, vimos la luna Roja (que no se veía desde aquí) y disfrutamos mucho de esta amistad que tiene ya 27 años.
Quería hacer mención a nuestros encuentros porque son realmente muy estimulantes. De hecho hablamos de lo positivo que es para las mujeres reunirnos y hablar de nuestras cosas y de nuestros sentimientos. Qué es saludable hacerlo y por eso nos seguiremos reuniendo siempre que podamos por lo menos una vez al mes.
La amistad es cómo una sopa: No hay que dejar que se enfríe... dijo Mafalda, el personaje de Quino.